FUNDAÇÃO MALCOLM LOWRY

FUNDAÇÃO MALCOLM LOWRY

Este blogue foi criado com o intuito de unir a comunidade lowryana de todo o mundo, a fim de trocar ideias e informação sobre o autor, promover a organização de conferências, colóquios e outras actividades relacionadas com a promoção da sua obra. Este é o primeiro sítio trilingue feito no México sobre o tema. Cuernavaca, México.


Malcolm Lowry Foundation


This blog was created to comunicate all lowry scholars, fans and enthusiastics from around the world in order to promote the interchange of materials and information about the writer as well as organize events such as lectures, colloquiums and other activities related to the work of the author. Cuernavaca, Mexico.


FONDATION MALCOLM LOWRY

Ce blog a été crée dans le but de rapprocher la communauté lowryenne du monde entier afin de pouvoir échanger des idées et des informations sur l'auteur ainsi que promouvoir et organiser des conférences, colloques et autres activités en relation avec son oeuvre. Cuernavaca, Morelos, Mexique.

jueves, 28 de julio de 2016

Cumpleaños

Hoy, 28 de Julio de 2016, es el 107 aniversario del nacimiento de Malcolm Lowry a quien le gustaban las cifras y las  correspondencias mágicas o misteriosas, sobre todo con el número 7.
¡Mezcal!
 

miércoles, 6 de julio de 2016

¿Le gusta este jardín?



Aquí (Capítulo V), entre muchos otros acontecimientos, aparece inscrito en un letrero el tema más importante del libro: "¿Le gusta este jardín?" El Cónsul malinterpreta ligeramente este letrero: "¿Le gusta este jardín? ¿Por que es suyo? Expulsaremos a quienes lo destruyan". (En otro lugar señalaremos que la traducción real puede ser aún más aterradora). El jardín es el Jardín del Edén, interpretación que el Cónsul trata de discutir con el señor Quincey. Es también el mundo. Tiene además los atributos cabalísticos del "jardín".

Malcolm Lowry, Carta a Jonathan Cape del 2 de Enero de 1946
 
 
 
 
In this garden, which he hadn’t looked at since the day Hugh arrived, when he’d hidden the bottle, and which seemed carefully and lovingly kept, there existed at the moment certain evidence of work left uncompleted: tools, unusual tools, a murderous machete, an oddly shaped fork, somehow nakedly impaling the mind, with its twisted tines glittering in the sunlight, were leaning against the fence, as also was something else, a sign uprooted or new, whose oblong pallid face stared through the wire at him. ¿Le gusta este jardín? it asked...
 
¿LE GUSTA ESTE JARDÍN?
¿QUE ES SUYO?
¡EVITE QUE SUS HIJOS LO DESTRUYAN!

Under the Volcano, Chapter 5

 
 
 
En este jardín, que no había vuelto a ver desde la llegada de Hugh (cuando ocultó la botella) y el cual parecía cuidado con amor y esmero, existían por el momento algunas pruebas de trabajos inconclusos: herramientas, inusitadas herramientas —un criminal machete, un rastrillo de forma extraña, que, en cierta manera, empalaba la mente con sus puntas retorcidas y brillantes bajo la luz del sol— se hallaban reclinadas en la valla, así como algo más: un letrero recién arrancado, o tal vez nuevo, cuya faz pálida y oblonga le miraba al través del alambrado.  ¿Le gusta este jardín? preguntaba...
 
¿LE GUSTA ESTE JARDIN?
¿QUE ES SUYO?
¡EVITE QUE SUS HIJOS LO DESTRUYAN!

Bajo el volcán, Capítulo V
 
 



 


Homenaje en La Casona Spencer

La Fundación Malcolm Lowry que tiene su sede en La Casona Spencer en Cuernavaca, Morelos, puso en el patio central de La Casona una réplica del letrero del jardín como homenaje a Malcolm Lowry y como recordatorio de que somos responsables de conservar el Edén.




 
 

Restauración

La Estrella recién restaurada vuelve a ser el centro de encuentro para los parroquianos que buscan consuelo en una cantina apenumbrada y fresca.
 
San Malcolm de La Cantina, preside el altar.
 






 



 


 
 

Malcolm Lowry en México

Cuando el maestro Óscar Menéndez filmó el material de este documental todavía era posible ver en pie la Estación de Ferrocarril con trenes que llegaban y, aunque parezca inconcebible, con trenes que salían de allí. Luego de un incendio provocado, en 2012, el edificio quedó destruido y abandonado a su suerte.
 
 

domingo, 19 de junio de 2016

Templo en riesgo!

Las recientes lluvias torrenciales "que incesantemente se precipitan de las montañas", aunque normales en Quauhnáhuac, hicieron esta vez un boquete en la pared de adobe de la fachada de La Estrella que puso en riesgo la integridad del templo de San Malcolm. La Fundación envió inmediatamente equipos de salvamento y, sobre todo, el grito de batalla de todo buen lowryano: Sursum Corda!








sábado, 18 de junio de 2016

¿Qué belleza puede compararse...?



But look here, hang it all, it is not altogether darkness,’ the Consul seemed to be saying in reply to her, gently, as he produced a half-filled pipe and with the utmost difficulty lit it, and as her eyes followed his as they roved around the bar, not meeting those of the barman, who had gravely, busily effaced himself into the background, ‘you misunderstand me if you think it is altogether darkness I see, and if you insist on thinking so, how can I tell you why I do it? But if you look at that sunlight there, ah, then perhaps you’ll get the answer, see, look at the way it falls through the window: what beauty can compare to that of a cantina in the early morning? Your volcanoes outside? Your stars – Ras Algethi? Antares raging south south-east? Forgive me, no. Not so much the beauty of this one necessarily, which, a regression on my part, is not perhaps properly a cantina, but think of all the other terrible ones where people go mad that will soon be taking down their shutters, for not even the gates of heaven, opening wide to receive me, could fill me with such celestial complicated and hopeless joy as the iron screen that rolls up with a crash, as the unpadlocked jostling jalousies which admit those whose souls tremble with the drinks they carry unsteadily to their lips. All mystery, all hope, all disappointment, yes, all disaster, is here, beyond those swinging doors.

Under the Volcano, Chapter 2



Pero óyeme, ¡maldita sea!, no está enteramente oscuro –parecía contestarle el Cónsul con amabilidad, mientras sacaba una pipa a medio llenar y con máxima dificultad la encendía, en tanto que Yvonne seguía con su mirada la del Cónsul que erraba en el bar sin encontrar los ojos del cantinero, el cual, grave y aparentando estar ocupado, se eclipsaba en la oscuridad–, no me comprendes si crees que cuanto veo es del todo oscuro; y si insistes en creerlo, ¿cómo puedo decirte porqué lo hago? Pero si miras ese rayo de sol allí, ¡ah!, quizás tengas la respuesta. Ve; mira cómo entra por la ventana: ¿Qué belleza puede compararse a la de una cantina en las primeras horas de la mañana? ¿Tus volcanes allá afuera? ¿Tus estrellas? ¿Ras Algethi? ¿Antares enfurecida en el sur sudeste? Perdóname, pero no. No son tan hermosas como por fuerza lo es esta cantina que –decadencia de mi parte– acaso no sea propiamente una cantina; pero piensa en todas aquellas cantinas en donde enloquece la gente, las cantinas que pronto estarán alzando sus persianas, porque ni las mismas puertas del cielo que se abrieran de par en par para recibirme podrían llenarme de un gozo celestial tan complejo y desesperanzado como el que me produce la persiana de acero que se enrolla con estruendo, como el que me dan las puertas sin candado que giran en sus goznes para admitir a aquellos cuyas almas se estremecen con las bebidas que llevan con mano trémula hasta sus labios. Todos los misterios, todas las esperanzas, todos los desengaños, sí, todos los desastres existen aquí, detrás de esas puertas que se mecen...
 
Bajo el volcán. Capítulo II





domingo, 5 de junio de 2016

Oscuro...




En la parte anterior de la iglesia, ante un oscuro y sangriento Cristo inclinado, había un hombre de rodillas con los brazos en alto, como un arado abandonado, en una súplica sin fin. Ante un altar a la derecha, una mujer estaba arrodillada en el piso con las manos extendidas. Tenía consigo una criatura y en el suelo también había una botella de trago. En el banco que estaba frente a él vio, cuando se pusieron de pie, un borracho acurrucado y dormido en cuyo rostro también había, sí, una expresión de paz y de infinita piedad. El sombrero se le había caído al suelo y Sigbjorn lo recogió. ¡Cuántas veces, de la misma manera, el propio sigbjorn había buscado santuario en esa ciudad terrible! En la oscuridad de la puerta se detuvieron una vez más, ante el Santo de las Causas Desesperadas y Peligrosas. Pues sólo aquellas del otro mundo podrían ser más peligrosas y desesperadas que las más desesperadas y peligrosas de éste.
Pero esta vez, lo mismo que un niño, Sigbjorn incluyó en su oración no sólo a Fernando, a Primrose y a él mismo, sino al hombre suplicante cuyas manos se mantenían en alto, la mujer con la criatura y la botella de trago, el borracho, el gerente del banco y hasta el mundo entero.

Malcolm Lowry. Oscuro como la tumba donde yace mi amigo. Capítulo XI


lunes, 23 de mayo de 2016

Semblanza




Quisiera sugerir finalmente que, dejando a un lado las consideraciones sobre su obra, Malcolm Lowry fue también otro tipo muy distinto de genio: el verdadero inocente, el bufón de Dios, el hombre que quiere simplemente y con todo el corazón ser bueno. No intento sugerir que haya sido un santo. En absoluto: cuando estaba en sus períodos depresivos, podía ser cruel, incluso peligroso. Ni que era un simple tonto: porque su inteligencia era elevada y sutil. Ni un eterno bufón: porque podía ser soberbio. Quiero decir que fue un hombre de simple y acrítica buena voluntad. Le atribuía la mejor parte de la razón a los demás –al menos hasta que lo defraudaban. Casi todo lo que tocó se volvió confuso, pero habría preferido hacer bien las cosas para complacer a los demás. Era una molestia, una desgracia, un peso constante para quienes se ocuparon de él. Podía caer con frecuencia en la autocompasión. Podía tomar poses trágicas que al principio divertían y luego fastidiaban. En pocas palabras, podía ser imposible. Pero siempre debemos escucharlo decir, con una sonrisa socarrona, “no me tomes muy en serio”. Fue, hay que recordarlo, un hombre encantador a pesar de (o quizá a causa de) sus muchos defectos.

Douglas Day. Malcolm Lowry, una biografía. FCE. México, D. F. 1983

martes, 17 de mayo de 2016

EDIÇÃO PORTUGUESA DE «RUMO AO MAR BRANCO»

Inspirado na trilogia de Dante, também Malcolm Lowry idealizou a sua obra em três partes, ambicioso projecto literário que designaria por «A viagem que nunca termina». Nele, «Lunar Caustic» seria o Purgatório; O Inferno corresponderia a «Debaixo do Vulcão» (obra-prima que integra as principais listas dos melhores romances do séc. XX); e «Rumo ao Mar Branco», ao Paraíso.
Quando, em 1944, no Canadá, a casa onde Malcolm Lowry e Margerie Bonner viviam foi devastada por um incêndio, o escritor perdeu a quarta versão de «Debaixo do Vulcão», alguns poemas e o original de «In Ballast to the White Sea», que assim se pensou perdido para sempre. Afinal, sabe-se agora, a mãe de Jan tinha em seu poder uma cópia, dada pelo escritor alguns anos antes.
Jan Gabrial começou a trabalhar esta versão nos anos 90, resultando na sua publicação no Canadá (Universidade de Otava) em Setembro de 2014. O que é texto original do autor de «Debaixo do Vulcão» e o que foi acrescentado pela sua primeira mulher constitui um mistério que nunca será desvendado.
Editado na «Colecção Dois Mundos» da Livros do Brasil, a tradução é do poeta Daniel Jonas, que também prefacia o livro. Tem 352 páginas e custa 16,60 Euros.
Marcelo Teixeira




Edición portuguesa de Hacia el Mar Blanco.
Inspirado en la trilogía de Dante, Malcolm Lowry también planeó su obra en tres partes, ambicioso proyecto literario que llamaría El viaje que nunca termina. En ella Lunar Caustic, sería el Purgatorio; el Infierno le corresponde a Bajo el volcán (obra maestra incorporada a las principales listas de las mejores novelas del Siglo XX), y Hacia el Mar Blanco, el Paraíso.
Cuando en 1944, en Canadá, la casa donde Malcolm Lowry y Margerie Bonner vivían fue devastada por un incendio, el escritor perdió la cuarta versión de Bajo el volcán, algunos poemas y el original de In Ballast to de White Sea, que se creyó destruido para siempre. Después de todo, ahora se sabe que la madre de Jan tenía una copia que el escritor le había dado unos años antes.
Jan Gabrial comenzó a trabajar esta versión en los años 90 dando lugar a la publicación en Canadá (Universidad de Otawa) en septiembre de 2014. Cuál es el texto original del autor de Bajo el volcán y qué aumentó su primera esposa, constituye un misterio que no podrá ser resuelto.
Fue editado en la Colecção Dois Mundos de Livros do Brasil, la traducción es del poeta Daniel Jonas que también prologa el libro. Tiene 352 páginas y cuesta 16.60 Euros.
Marcelo Teixeira
(Traducción de Félix García)